07/03/2011

Conozca a Francisco Sánchez


Uno de los músicos vivos más grandes, más allá de géneros, de estilos o categorías, es Paco de Lucía, nacido Francisco Sánchez (en 1947). Paco, para los no españoles, es la abreviatura de Francisco, y Lucía -Luzia, más bien- era su madre, portuguesa.

De Lucía es un tipo más bien reservado, poco dado a entrevistas y otras faenas promocionales. Durante la mayor parte de su carrera su rutina ha consistido en tomarse unos años para preparar un nuevo disco, y nuevo quiere decir exactamente eso, nuevo, en el sentido de que la música es nueva, que nadie ha escuchado nada igual hasta ese momento, hacer una gira presentando ese disco, y retirarse a trabajar en el siguiente proyecto.

En 2003, Universal publicó Francisco Sánchez, un documental sobre el guitarrista. Esto, de por sí, ya fue una buena noticia, pero es más que eso. Premiado en múltiples certámenes, este es un film extraordinario, relata la historia de De Lucía y logra un retrato muy íntimo del artista a través de entrevistas con él mismo y con otros, de una manera nada forzada. Sobre sus colegas guitarristas, que, sin excepción, no dudan en definirse como seguidores de De Lucía, la admiración que demuestran es real y hasta conmovedora, como cuando su colega y contemporáneo, Manolo Sanlúcar dice:
Paco es el mejor símbolo de lo que significa una estrella... porque Paco encanta al que no sabe de esto, y vuelve loco al que sabe... Lo tiene todo.

No obstante, el verdadero mérito del documental es que De Lucía parece abrirse de verdad. Aparte de la brillante declaración de intenciones con la que cierra el programa -que no revelaré- dice cosas como:
Yo no quiero tocar, yo toco porque tengo que tocar. Llevo tocando desde los 12 años y no he parado. He tocado miles de conciertos y... muchas noches sin dormir, muchos viajes... entonces mi devoción, que es tocar la guitarra, que es lo que más me gusta del mundo, cuando se convierte en obligación, cuando ya es una obligación, ya empieza a joderte, ya no es lo mismo, la devoción se la va comiendo la obligación...

De Lucía también explica lo que ha hecho a partir del flamenco y cuál es su planteamiento, y es lo bastante honesto como para reconocer que nunca ha tenido problemas con la técnica, con la velocidad (su coordinación de manos quizás sea el rasgo más excepcional de su toque, que le permite tocar siempre limpio, independientemente de la velocidad). Entre él y Sanlúcar describen también lo que implica ser un músico creativo y el agobiante perfeccionismo que siempre le persigue.

La película presenta un montón de vídeo de diversas épocas, incluido el trío con Al di Meola y John McLaughlin (explicando cómo hizo para adaptar su toque al jazz), y también de su vida diaria, como cuando está componiendo con su ordenador portátil o cuando está jugando con su nieta. Hay muchos momentos estelares, como la actuación a dúo del guitarrista con Camarón, en el que un primer plano del cantante (en la foto de la izquierda o en este vídeo) le muestra tragando saliva, pasmado ante una falseta de Paco.

TVE ha retransmitido hace poco el documental, y ahora puede verse en internet, aquí.

Por su parte, la edición en DVD viene con subtítulos en inglés y francés, y un segundo disco con el Concierto de Aranjuez de Rodrigo, y otra música original del guitarrista.

1 comment:

departamento de musica said...

Es un músico excepcional. Lo tiene todo: talento y corazón.