30/04/2015

Repertorio de hard bop — una sugerencia

(Dedicado a Ira Gitler.)

La posición central del hard bop en lo que hoy se considera el tronco principal del jazz es un fenómeno llamativo: resulta paradójico que un estilo tan presente, la lingua franca, por el inmenso legado discográfico y por lo mucho que se sigue practicando, especialmente en las escuelas de música, tenga tan poca literatura. Por la razón que sea, hay muy pocas biografías de músicos representativos del género —algunas no pasan de ser guías de escucha—, entre las que falta la de Art Blakey, llamativo como mínimo. Tampoco hay un tratado definitivo sobre el estilo (los tomos de Rosenthal y Mathieson no bastan), algo que, dada la relevancia del legado afro-americano que conlleva, más que en cualquier otra rama del jazz, deberían considerar uno o varios autores.

Volviendo a la cantidad de gente que sigue practicando este género sobre el escenario, entre los cuales hay muchos estudiantes recién licenciados de sus escuelas de música, a pesar del cinismo de los aficionados veteranos que lo han visto todo y además en persona, a alguno de esos músicos le gustará esta música. Si a alguno de ellos le hace falta ampliar repertorio, ahí va una sugerencia: ¿por qué no explorar el cancionero de Hank Mobley?

Hank Mobley en la sesión de grabación de Soul Station,
domingo, 7 de febrero de 1960 (foto de Francis Wolff)


Las referencias clásicas del hard bop, en cuanto a repertorio, no suelen pasar de Horace Silver, Benny Golson, el resto de contribuyentes a la biblioteca de los Jazz Messengers, incluso Clifford Brown y Miles Davis. Sin embargo, se presta muy poca atención a Mobley como compositor (o en cualquier otro papel, la verdad); dado su ingenio rítmico y armónico como improvisador, cabría esperar cierto interés en cómo volcaba ese ingenio al papel. El hecho es que su repertorio de composiciones, más de 140 títulos, alberga unas cuantas sorpresas.

En apenas veinte años, Mobley escribió y grabó un montón (no todo publicado sobre la marcha, algo de lo que se quejó amargamente, y no sin razón). Su producción, además, describe un arco estilístico paralelo al contexto que le tocó vivir, como se verá más adelante (aunque evitó el "free" o despegues como los de Coltrane o Eric Dolphy).

Contra lo que cabría esperar, no hay demasiados blues (alrededor de 1/6 de su obra escrita, desde temas clásicos de doce compases al típico blues parkeriano de mediados de los cincuenta, como "Hank's Tune"). A veces puede sonar derivativo ("The Feelin's Good" viene a ser su versión del "Moanin'" de Benny Golson, "Chain Reaction" es casi un trasunto del "Impressions" de Coltrane, con "Funk In Deep Freeze" saluda a Max Roach-Clifford Brown, y "My Groove, Your Move" es pariente cercano del clásico "Fever" de Little Willie John) y, como era de esperar, hay unos cuantos ejemplos de Mobley usando el patrón de los éxitos de ventas de Blue Note como "Watermelon Man" o "The Sidewinder", pero ello no disminuye el atractivo de "A Caddy for Daddy", "Hi Voltage", "The Turnaround", "The Dip" o "Talk About Gittin' It". Este último tema, junto con "Take Your Pick" y "The Third Season", es de lo más memorable de Mobley.

Tampoco falta variedad: hay temas en 3/4, como "Cute and Pretty" y el blues "Hank's Waltz"; unas cuantas melodías en tonalidad menor, como "The Morning After" (también en 3/4), unas pocas bossas, temas modales y composiciones inclinadas hacia el cool, como "Hank's Other Tune". A este respecto, un poco más de esfuerzo en titular sus composiciones probablemente habría aumentado su visibilidad: aparte de los dos "Hank's Tune" distintos (con Donald Byrd en 1955 para Transition y con Horace Silver el año siguiente para Blue Note), una balada tan linda como "Mobley's Musings" se merece un título más propio de una canción. Para quienes busquen lentos con fundamento, harán bien en echar una oída a "Fin de l'Affaire", "Madeleine", "My Sin" (de la cual hay dos versiones muy distinas) y "No More Goodbyes".

Desde un punto de vista compositivo, el disco A Slice of the Top merece especial atención: contiene cinco temas, cuatro de Mobley, con arreglos de Duke Pearson —supervisado por Mobley— para un octeto (trompeta, bombardino, tuba, saxo alto o flauta, saxo tenor piano, bajo y batería). Grabado en 1966 con un personal de lujo (Lee Morgan, Howard Johnson y James Spaulding, más McCoy Tyner, Bob Cranshaw y Billy Higgins en la rítmica) no se publicó hasta 1979, cuando Mobley ya se habia retirado por motivos de salud, uno de esos discos aplazados por Blue Note.

Todas las composiciones de Mobley (según el catálogo de BMI y discogs.com) están disponibles en la recopilación de Spotify incluida a continuación, salvo "Alternating Current" (YouTube), así como "A Dab of This and That", "No Argument", "The Hippity Hop" y "Bossa for Baby" del disco Far Away Lands (YouTube). Cabe señalar que Don Sickler ha publicado en su website jazzleadsheets.com partituras de 43 composiciones de Mobley. Sickler también estuvo detrás del Primer Festival de Jazz de Hank Mobley, una serie de conciertos dedicados a su música, celebrada a finales de 2003, con, entre otros, Frank Wess, Don Braden, Houston Person y Joe Lovano, en el Jazz Standard de Nueva York.

Para quienes estén interesados en datos de las grabaciones como fechas, personal, etc., en este caso JazzDisco.org y Wikipedia (en inglés) ofrecen información fiable.

Todos los vídeos citados pueden verse aquí.

Que lo disfruten, y feliz día internacional del jazz.


No comments: