18/12/2016

Una biografía de Oscar Alemán



Sergio Pujol
Oscar Alemán: La guitarra embrujada
Planeta; Buenos Aires, 2015
Rústica; 312 pp.

La de Oscar Alemán (1909-1980) es una de esas vidas que tienden a caer en la cuneta de la historia porque no se ajustan al canon jazzístico. Pero a ver cómo encaja uno la figura del guitarrista negro argentino que triunfa en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial tocando jazz sin haber pisado Estados Unidos.


Nunca del todo olvidado gracias a aficionados capaces de ver más allá de los paralelismos con Django Reinhardt (fueron contemporáneos y se trataron en París), y al esfuerzo en internet del holandés Hans Koert y el noruego Jan Evensmo, esta biografía por su compatriota Sergio A. Pujol servirá para arrojar más luz sobre su vida y obra.

Oscar (pronúnciese /oskár/) Alemán nació en el Chaco (Argentina), fue pobre como las ratas y perdió de vista a su familia inmediata en su más tierna infancia. Su paso de esas circunstancias a ser el acompañante estrella de Josephine Baker, a quien Duke Ellington se lo quiso robar en París, es por sí misma una historia fascinante, acaecida en tiempos en que el transporte era como era, el Atlántico se cruzaba en barco y la música viajaba en frágiles discos de 78 RPM.

Con semejante abono para el mito y la leyenda —el guitarrista también conoció a Louis Armstrong, Coleman Hawkins y Benny Carter—, Pujol evita tentaciones y, por acotar géneros, rehuye la fábula y se ciñe a la crónica. Veterano autor de historias musicales con una docena de libros en su haber, su punto de vista es impermeable a la especulación y el sentimentalismo. Esta historia es impactante por sí misma y, con más notas al pie que páginas de texto y acceso a la familia del biografiado, su exhaustiva labor de documentación constituye un sólido mimbre cuyos mínimos resquicios quedan cubiertos por su propio bagaje de conocimientos, que aplica con sobriedad.

Por otra parte, Pujol también evita el concepto de biografía jazzística como discografía remendada con retales de vida aquí y allá. Aunque se comentan las principales grabaciones de Alemán en detalle, el grueso del texto se lo llevan las andanzas, dentro y fuera de la música, del protagonista. Sin aspavientos ni grandilocuencia, en este caso especialmente innecesarios, Pujol desengrana una vida poblada de aventuras, alguna particularmente pertinente para el lector actual, como las convulsiones en la Europa de entreguerras y la entrada de los nazis en París (con la consiguiente huida de Alemán y su esposa para no regresar jamás).

Para el aficionado al jazz, el libro servirá además para desdibujar los rígidos esquemas en los que se ha encajado la historia de esta música. Pujol se ha desentendido de prejuicios y, una vez más, apoyándose en los hechos revela el aspecto crematístico del oficio del músico “popular”, en el que el jazz es un género más entre otros posibles, y facetas como la puesta en escena (Alemán era un espectáculo) y la profesionalidad son fundamentales para sobrevivir. En lo personal, Pujol evita el sensacionalismo, pero aporta detalles deliciosos de la vida diaria del músico, desde las tensiones con los colegas, la relación con el instrumento, o la práctica del fútbol en los ratos libres en París.

A pesar de algunas erratas —así está el mundo editorial— y alguna suposición innecesaria —Alemán no pudo haber escuchado a Charlie Christian a principios del 39—, este es un libro indispensable para quien quiera explorar la guitarra jazzística y, especialmente, para quien quiera conocer la vida de un músico singular del siglo pasado. Si escribir una biografía conlleva la responsabilidad de esculpir un nuevo canon, por suerte para los lectores y la memoria de Alemán, el cincel ha caído en manos de Pujol.

***

ENLACES

No comments: