28/09/2016

En el principio... la guitarra eléctrica

En la entrada dedicada al centenario de Charlie Christian el pasado julio dejé dicho que las discusiones sobre quién fue el primero en grabar una guitarra eléctrica (no una lap-steel) son irrelevantes, dado el carácter fortuito de semejante hazaña. Curiosamente, la literatura sobre la guitarra eléctrica "antigua" se centra en la tecnología más que en la música en sí. La revolución que supuso Charlie Christian puede tener algo que ver, pero no debería impedir al menos un vistazo a la historia de sus intérpretes y la música que tocaban antes de la "cristiandad".

Gage Brewer (3º por la derecha). Foto del Museo de Historia
del condado de Wichita-Sedgwick 

La Ro-Pat-In nº 3
de Brewer (fuente)
Empecemos por el principio: según la información disponible a día de hoy, Gage Brewer (1904-1985) fue el primero en tocar la guitarra eléctrica ante un público de pago. Esto sucedió, apropiadamente, la noche de Halloween de 1932, en Wichita, Kansas. Unos meses antes, Brewer había recibido las guitarras nº 2 ("hawaiiana" o lap-steel) y la nº 3 (estándar) directamente del fabricante, la Ro-Pat-In Corporation de Los Angeles —la futura Rickenbacker—; la primera Ro-Pat-In, la guitarra con el número de serie 1, era otra "hawaiiana".

Parece que a la hora de enchufar instrumentos a la red eléctrica, el modelo "hawaiiano" o lap-steel —tocado horizontal sobre el regazo deslizando una pieza metálica sobre las cuerdas— fue más popular que la versión estándar —"Spanish" en EEUU— en sus primeros años. Dicho esto, el interés por la electrificación de instrumentos de cuerda —incluidos banjos y violines— y los correspondientes experimentos vienen de mucho más atrás: hay patentes solicitadas a principios del decenio de 1910.

En todo caso, aunque hizo una grabación privada en algún momento antes de 1936, Gage Brewer nunca publicó un disco.

*

El consenso actual, especialmente en círculos de jazz y blues, fija el hito de las primeras grabaciones con el instrumento en 1938, el año en que George Barnes acompañó a Big Bill Broonzy y, un par de semanas después, Eddie Durham grabó con los Kansas City Five (en sus discos con Jimmie Lunceford de 1935 lo que toca Durham suena a guitarra con resonador, o pegada a un micrófono, o ambas cosas a la vez). Esas son grabaciones tempranas, reseñables —Barnes era un músico de sesión, blanco, de 16 años, tocando para el veterano Broonzy, negro, 44 años y un guitarrista de cuidado—, pero no son las primeras. Esto, insisto, no resta un ápice de los considerables méritos musicales tanto de Barnes como de Durham.

Cualquiera que se sumerja en cualquier tipo de música, incluidos (¿o especialmente?) el jazz y el blues, corre el riesgo de perder de vista otros géneros. Si además tenemos en cuenta que el instrumento se presentó al público por primera vez en Wichita, Kansas, parece necesario mirar no sólo más allá de divisiones estilísticas, sino de los grandes centros del disco (Nueva York, Chicago, Los Angeles).

La recompensa de ampliar horizontes son "descubrimientos" como éste:



Este tema se grabó el 12 de junio de 1937, en Dallas, Texas. Como puede apreciarse, "Blue Guitars" de los Light Crust Doughboys —una puesta al día del "Blue Guitar Stomp" de Clifford Hayes— no es un disco ruinoso con unos pocos compases de guitarra dudosa, sino seis vueltas completas de blues interpretado por Muryel "Zeke" Campbell (1914-1997), un tema instrumental planteado como escaparate del "nuevo" instrumento. Campbell grabaría habitualmente con la eléctrica desde esa sesión hasta 1941, pero no existe una sola recopilación oficial de las grabaciones de los Doughboys (cuyos másters son todos propiedad de Sony). En su ausencia, Krazy Kat KKCD 37, recopilado y anotado por el indispensable Kevin Coffey, es una buena toma de contacto con la época clásica del grupo, un puntal del Western Swing.

*

Fuente: eBay (no soy el vendedor)
Una de las preguntas recurrentes cuando se estudian las primeras grabaciones de la guitarra eléctrica, es si lo que suena en los discos es realmente una guitarra eléctrica (una guitarra con una pastilla) o algún otro tipo de amplificación (véase el comentario sobre Eddie Durham más arriba).

Que se sepa, uno de los discos más antiguos (acaso el más antiguo) en el que se indica explícitamente que el instrumento es una guitarra eléctrica —una "Spanish Electric Guitar"— nos lleva, no sólo lejos de la genealogía del jazz y el blues, sino al otro lado del Atlántico.

Damas y caballeros: ¡Bienvenidos al vodevil inglés!

Como anunciaba la revista londinense Melody Maker en junio de 1936:
"La guitarra eléctrica se presenta por primera vez en Gran Bretaña como instrumento solista en las manos del intérprete estadounidense de banjo Ken Harvey en una gira de variedades, y en las de Len Fillis en una sesión de grabación para Columbia de la que han salido Dipsomania y Mood Ruby."
Esto es "Dipsomania", una referencia explícita al alcoholismo de Fillis.



Gracias al coleccionista e investigador Norman Field, sabemos que este tema (y el de la otra cara del disco, "Mood Ruby") se grabó el 17 de abril de 1936. El sudafricano Len Fillis (1903-1953) era un famoso intérprete de instrumentos de cuerda (también grabó con el banjo y el ukelele) que regresó a Sudáfrica poco después de registrar estos discos. Se desconoce qué guitarra eléctrica usó Fillis exactamente y, según Field, no debería descartarse la posibilidad de que se tratase de un combo de amplificador más pastilla enganchada a una guitarra acústica.

Dicho lo cual...

*

Retrocedamos aún más en el tiempo, hasta 1935, exactamente el lunes, 23 de septiembre. Según la información disponible, esta sería la fecha de la primera grabación de una guitarra eléctrica.

Ese día en Dallas, Texas, Bob Wills registraba su sesión a nombre de "Bob Wills and the Texas Playboys", un nombre ilustre en la historia de la música popular de EEUU. Uno de los miembros de esa banda era el adolescente, 18 añitos, Leon McAuliffe (1917-1988), que con el tiempo se convertiría en una leyenda de la steel guitar. En su biografía para la caja de Bear Family dedicada a las grabaciones tempranas de Wills (BCD15933, cara, pero con unos tránsfers de esta música insuperables), esto es lo que dice Rick Kienzle sobre McAuliffe en "Get with It", el segundo corte grabado ese día:
"El segundo solo de McAuliffe con los Playboys no fue con la steel, sino acordes de novena tocados como con aspas de molino en una guitarra estándar amplificada. Enganchó su pastilla y amplificador Volu-Tone a una de sus acústicas y el rudimentario instrumental distorsionó su solo y acordes como si fuera grunge prehistórico..."
es decir, esto (Dal 127-1, publicado en diciembre de 1935 en el disco Vocalion 03096):



seis temas más tarde, en la misma sesión, McAuliffe suena más asentado (Dal 133-2, publicado en octubre de 1935 en el disco Vocalion 03076):



Sobre los primeros discos de guitarra eléctrica hay mucho más que decir. En otra ocasión...

~ ~ ~

Gracias a Norman Field y muy especialmente a Kevin Coffey por su generosidad.

2 comments:

Paco Macias said...

La verdad que suena todo muy bien, para ser de una época en la que la tecnología estaba en pañales, imagino que le habrán hecho una limpieza del copón...

La verdad, Fernando, es que esperaba algún tema de Charlie Christian y me has dejado con la mies en los labios, será en otra ocasión, ¿no?

Saludos,

Fernando Ortiz de Urbina said...

Gracias por tu comentario, Paco.

Limpieza, no tanta. Las guitarras sonaban como sonaban (y a partir del 36 Gibson ya vendía la ES-150, la que haría famosa Charlie Christian), pero los discos ya sonaban relativamente bien.

En cuanto a Charlie Christian, lo tienes tanto en el blog (jazzofftherecord.blogspot.com/search/label/Charlie%20Christian), como en el programa que hicimos en el Club de Jazz por el centenario (ivoox.com/12362687).

Saludos,

F